Twitter Linkedin You Tube Vimeo Slideshare
Pax# Advising
Noticias
PAX# EXPERIENCES | Planificación y dinamización turística desde las trincheras

“Planificación y dinamización turística desde las trincheras”

 

Anécdotas de un consultor en proyectos turísticos locales

Semanas atrás concluimos un nuevo proyecto de planificación turística a nivel local, el cual consistía en la realización de un Plan Estratégico de Turismo para un municipio de la comarca del Maresme, a muy pocos kilómetros de Barcelona. Este proyecto se suma a otros, que nos permitieron a realizar diagnósticos de la realidad turística en El Salvador, proponer acciones de dinamización de Rutas turísticas, sensibilización a empresarios turísticos en Panamá, fijar criterios y aspectos claves del desarrollo turístico en pueblos con encanto en Lleida y Centroamérica, y hasta la promoción turística de nuevos destinos de Argentina y México en Europa.

Todo ello nos llevó a compartir talleres, vivencias, entrevistas en profundidad, y conversaciones con diferentes agentes del sector, entre los cuales encontramos a guías de turismo, propietarios de establecimientos turísticos y agencias. Funcionarios públicos; desde sindicatos, policía y cuerpos de seguridad. Y, entre aquellos personajes peculiares incluimos a un chamán de la selva salvadoreña.

A través de este breve texto, quisiera compartir un conjunto de enseñanzas, anécdotas y reflexiones que nos han dejado estas experiencias.

Las redactaré en forma de frases cortas, y una explicación para matizarlas. ¡Allí vamos!

“Es importante respetar al anfitrión, a sus ancestros y a la Naturaleza”

Ese fue un principio que nos transmitió un Chamán en El Salvador, se refería a que al comienzo de cualquier proyecto turístico, y con especial énfasis en su fase de diseño, es de suma importancia considerar la perspectiva de los anfitriones, los pobladores y la gente que reside en el área de alcance del proyecto.

El incorporarlos al proyecto y lograr que se sientan parte del mismo, invitarles a participar tanto del esfuerzo como de los beneficios, compartir la actividad con ellos, e implicarlos en su desarrollo genera un impacto positivo en la comunidad y una mejor aceptación de los nuevos agentes.

A su vez, nos indicó que hay que pedir permiso a los ancestros, a los antiguos moradores de la zona, a sus espíritus y almas. Y por último, a la Madre Naturaleza, por su inmensidad, generosidad y sabiduría. Pedir la bendición de ellos, guardarles respeto, era el primer paso; y auspiciaba un buen comienzo. 

“Empoderar es la clave”

Empoderar, es una palabra y un proceso que requiere un cuidado y atención especial. Los artífices de todo proyecto de desarrollo local son las personas que residen en su ámbito geográfico, sus empresarios y emprendedores; sus funcionarios, taxistas, educadores, Directores y técnicos de entidades culturales, jóvenes, gestores de bares y restaurantes, y demás expertos del servicio al cliente y visitante.

El primer paso del desarrollo local es crear una visión conjunta, consensuada y participativa; es fomentar la autoestima, el orgullo de pertenencia y la confianza en que juntos, y de forma coordinada, se pueden alcanzar grandes objetivos. Empoderar significa hacer hincapié del rol de cada agente en el territorio, poner en valor sus capacidades y talentos, y marcar un camino de trabajo, y metas compartidas.

“Yo no sé mucho de turismo, pero si quiero recibir a alguien en mi casa, tengo que tener una habitación limpia, un baño correcto y un desayuno decente”.

Esta fue la afirmación de un Alcalde de un pequeño Ayuntamiento de El Salvador, en el marco de un Taller de desarrollo turístico. Su mensaje era claro, directo y muy atinado. La experiencia nos enseñó que los destinos turísticos requieren des tres elementos principalmente:

a) Belleza estética: A todos nos atrae la belleza, lo armónico, lo cuidado, lo conservado… todo aquello que nos transmita un encanto, una homogeneidad, un trabajo y esfuerzo en esta dirección. El atractivo estético puede ser diverso, diferente, variado y hasta se podría discutir de gustos y preferencias, pero existe una opinión generalizada que considera a la Belleza como un elemento clave.

b) Contenido: Se refiere a las actividades a realizar tanto en un destino turístico, o en un establecimiento individual. Al igual de lo que sucede con una persona, podemos tener un interlocutor muy “bello” pero sin una conversación con contenido, cualquiera se aburre y pierde interés!

Los destinos y sitios turísticos han de poseer actividades y productos que faciliten que un visitante se entretenga, se relaje, o descubra sensaciones nuevas, alejadas de la rutina o lo cotidiano. Las personas se desplazan hasta estos destinos para vivir experiencias diferentes, lo que las renueva, y re-conecta un sus emociones o pasiones.

c) Gestión: Tanto un establecimiento turístico pequeño, o un gran destino requiere de una correcta y persistente gestión de sus actividades, operativa, comercialización, RRPP, y un largo etcétera. No hay éxito turístico, ni viabilidad, que perdure en el tiempo, sin una gestión diaria, y una visión de mediano y largo plazo.

“En el momento que te das cuenta que las cosas pequeñas no salen, las grandes tampoco…”

Lo dijo un productor vitivinícola del Penedés, y tiene tanta simpleza y rotundidad como sentido. Pues en los procesos de mejora del entramado turístico local, hay que ser ambicioso, pero muy realista y con los pies en la tierra. Plantear metas alcanzables, asumibles y lejos de cualquier fantasía. Planear desde lo pequeño, de abajo arriba, y no viceversa.

“La sostenibilidad no se acaba en el respeto medioambiental o el entramado social de la empresa… Una empresa sólo es sostenible si, también, es viable económicamente”…

Mucho se ha hablado sobre los principios y valores de sostenibilidad de una organización, pero esta frase que nos llegó de Chile, remarca que la sostenibilidad tiene tres pilares: medio ambiente, cultura y sociedad; y economía.

La factibilidad económica de la actividad también es clave, y todos los miembros de la organización (propietarios y empleados de la misma) han de estar igualmente de comprometidos e interesados para que la actividad cubra sus costes, se mantenga, y crezca.

Enfatizar en los aspectos económicos de la sostenibilidad, es darle más transparencia y honestidad, y hasta diría valentía. Hablar de rentabilidad, prescindiendo del característico enfrentamiento del “capital” y “el trabajo”, también es un gran avance, y exige convicción y amplitud de miras de todas las partes.

 

Con esta última frase, cerramos las reflexiones de hoy. La siguiente semana compartiremos la segunda parte de la lista de comentarios y experiencias que hemos podido recoger a lo largo de los años de experiencia en un nuevo post.

Desde Pax# creemos que la sostenibilidad turística se construye poco apoco, generando acuerdos, motivando el interés, despertando el compromiso individual y colectivo, festejando logros, y esforzándonos en lo que todavía nos cuesta.

Esperamos poder seguir contribuyendo en esta dirección, en este nuevo año que acaba de comenzar ;-)

 

Pablo Urani Higgimbotton

Partner Consultant




Ver más noticias (+)
es
Pax# Advising
en